Puerta de la Traición

Portillo de la Traición

La traición es a veces, una elección personal, una puerta en la que tu tienes reservado el derecho de admisión, es decir, la elección de quien entra. Es por eso, por lo que a veces somos culpables en cierto modo, de ser traicionados.

Cuenta el romancero, que cuando Sancho II de Castilla “El Fuerte” tendió la mano a Bellido Dolfos, este aprovecho para lanzarle un dardo que acabo con la vida del monarca. Estos hechos nombran a este arco de medio punto, Portillo de la traición. Sin embargo, mil años después, el Portillo de la traición paso a llamarse Portillo de la Lealtad, pues es evidente que en el contexto de ese cerco, la ciudad fue sobre todo leal

a sí misma.

#ObjetivoZamora

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *